Boton-Conocenos Boton-Recetas Boton-Familia Boton-Buenas-Ideas
Nuestra-Marca-Lineal
Lunes, 17 Enero 2022 10:20

¿Ropa más limpia?

¿Ropa más limpia? ¿Ropa más limpia? Supermercados Hiber

Claro que sí, se puede conseguir. Si siempre hemos querido que la ropa salga reluciente de la lavadora, ahora con más motivo que con el precio de la luz, cada lavado es una inversión. Así que atentos porque aquí hemos recopilados algunos de esos trucos que siempre funcionan.

Seguro que esta situación te suena. Pones la lavadora, termina el programa que habías marcado y cuando te dispones a tenderla te das cuenta de que la mancha de la camiseta sigue ahí. A veces no la vemos hasta que se seca y la vamos a doblar o planchar, pero ahí está la mancha, la dichosa mancha porqué no decirlo.

Pues bien, como casi todo en la vida, la lavadora también tiene sus mini trucos para ofrecernos el mayor rendimiento. El primer consejo es que tengas la lavadora bien limpia, sí, sí, lo que es el aparato. No decimos que haya que hacerlo todos los días, pero de vez en cuando (al menos un par de veces al mes), hay que limpiar el cajón del jabón, el tambor, la goma de la puerta y la puerta y cómo no, el filtro. Un buen mantenimiento de nuestra máquina es la primera garantía para que nos dure y funcione del mejor modo posible.

Dicho y hecho este paso, el segundo también es clave. Aunque sabemos que la economía marca nuestro día a día, no te pases al cargarla. Si metes todo a presión es imposible que se limpie bien, así que deja que la ropa tenga su espacio para girar y moverse mientras la lavadora hace su trabajo.

Del mismo modo que te decimos esto, te recordamos que es importante pretratar las manchas antes de introducir la ropa en la lavadora. ¿Doble trabajo? Tampoco hay que exagerar que lo cierto es que no cuesta nada. ¿Qué hago para quitar las dichosas manchas? En el mercado existen muchos productos específicos para determinados tipos de manchas. No es lo mismo tratar de eliminar grasa, que bolígrafo o sangre. Opta por el más apropiado o aprovecha los trucos tradicionales con limón o bicarbonato, por poner un ejemplo. Otro día hablaremos de ellos.

Sí, lo sabemos, te encanta ese olor y sensación al tacto que deja el suavizante, pero no siempre es buena idea utilizarlo ya que si abusamos de él debilita los tejidos. Nuestro consejo es que lo utilices solo en pequeñas dosis y, siempre que puedas, por ejemplo con las toallas lo sustituyas por un chorrito de vinagre blanco.

Por supuesto no introduzcas toda la ropa tal cual la echaste al cesto de ropa sucia. Sí, no es tan rápido pero hay que introducir las prendas una a una, estirar bien los pantalones y las mangas de las camisas, revisar los bolsillos, desdoblar los calcetines… en fin, prepara las prendas para que realmente se limpien bien y recuerda que las mezclas de colores a veces resultan muy peligrosas, incluso utilizando toallitas absorbentes que, por cierto, funcionan de maravilla.

Por último, echa un vistazo a las instrucciones de tu lavadora para sacarle el máximo partido con todos los programas que ofrece, no es lo mismo utilizar uno que otro. Cuentan con temperatura y duraciones diferentes y esos son puntos clave para un lavado óptimo.