Boton-Conocenos Boton-Recetas Boton-Familia Boton-Buenas-Ideas
Nuestra-Marca-Lineal
Viernes, 04 Febrero 2022 09:58

Mejorar nuestra salud financiera

Mejorar nuestra salud financiera Mejorar nuestra salud financiera. Supermercados Hiber

Una vez superada la temida cuesta de enero (hay que ver qué mes más largo), llega el momento de plantearnos qué podemos hacer para mejorar nuestra economía doméstica. Así que una vez más nos fijamos en lo que dicen los expertos.

Si el otro día hablábamos de propósitos educativos, hoy vamos con uno que siempre merece la pena tener en cuenta: mejorar nuestra salud financiera. Para ello (y como siempre solemos hacer) nos hemos fijado en los consejos que nos dan quienes saben del tema. Hoy la voz experta es la del banco online N26 que ha elaborado la regla de las ‘tres A’: administrar, ahorrar y aprender para mejorar la gestión del dinero.

 

  1. Administrar: Organizar nuestras cuentas, saber a qué dedicamos nuestro dinero y con quién compartimos determinados gastos, es el punto de partida para tener una buena salud financiera. La clave está en el orden. Así, nos empezar elaborando un presupuesto con el objetivo de pensar conscientemente en cada uno de los gastos y establecer estrategias de ahorro a largo plazo. Es un paso inicial necesario que permite entender a qué se destina el dinero cada mes y qué hábitos de consumo tiene cada persona. Al dividir los ingresos en estos compartimentos estancos, es más sencillo.

Al crear apartados podemos organizar nuestro dinero por proyectos u objetivos como, por ejemplo, para unas vacaciones, el coche o el alquiler, teniendo así un mejor control del estado de las cuentas.

  1. Ahorrar: Aunque suene poco original, ahorrar más es uno de los propósitos que se repiten cada año, precisamente porque muchos no consiguen hacerlo. En este sentido, nos seguir una regla muy simple pero efectiva para organizar el dinero: la regla 50-30-20. Un método que ayuda a administrar el dinero siguiendo un plan cada mes: dedicar el 50% de los ingresos a necesidades o gastos fijos, un 30% para caprichos y un 20% para los ahorros. Sí, ya sabemos que muchas veces es un sueño, pero esos porcentajes serían el ideal. Eso sí, puedas lo que puedas ahorrar, el mejor modo es hacerlo de forma automática a principio de cada mes, en cuanto cobremos, para no estar tentados luego en gastárnoslo. Y aunque sabemos que no es nada fácil, también tenemos que recordar que entre otros ideales está el de tener un fondo de emergencia por si surge cualquier imprevisto que puede variar entre los tres y los seis meses de gastos esenciales, esos que sí o sí hay que afrontar.
  1. Aprender: Por último, es importante no dejar de lado la formación sobre finanzas, que debe ser una constante durante todo el año. No es un secreto que la educación financiera es clave para gozar de una buena salud económica, y estar al día sobre noticias y conceptos básicos será fundamental para conseguirlo. Aunque adquirir los conocimientos y las habilidades necesarias para tomar decisiones económicas de manera eficiente y responsable puede parecer complejo, internet cada vez nos lo pone más fácil y además contamos con libros maravillosos como Invierte en ti de Natalia de Santiago (esta es recomendación nuestra).