Boton-Conocenos Boton-Recetas Boton-Familia Boton-Buenas-Ideas
Nuestra-Marca-Lineal
Miércoles, 16 Septiembre 2020 10:08

Pasear por el bosque, un gran regalo

Pasear por el bosque, un gran regalo Pasear por el bosque, un gran regalo. Supermercados Hiber

Ahora más que nunca valoramos el tiempo que pasamos al aire libre, el tiempo acompaña y las ganas también. Pero hay lugares que merecen nuestra visita a lo largo de todo el año por los beneficios que aportan a nuestra salud. ¿Quieres conocerlos?

Hay regalos que cuestan poco y que merecen mucho la pena, uno de ellos ir al bosque a quitarnos estrés y cargarnos de energía de la buena. Así se desprende de un estudio que detalla la química forestal y que nos anima a visitarlos a primera hora de la mañana y de la tarde.

Seguro que más de una vez has sentido esa sensación de adentrarte entre sus caminos y notar cómo respirabas aire, aire puro que solemos decir. Puede que fueses simplemente a dar un paseo, a que tus hijos jueguen en plena naturaleza, a hacer algo de ejercicio, en busca de un frescor único para resguardarte en un día caluroso o para disfrutar de ese olor tan característico después de un día de lluvia.

La razón no importa, lo destacable es hacerlo tranquilos, sin aglomeraciones ni ruidos en exceso, saboreando la paz y el silencio que te ofrece (ya sabemos que con niños pequeños este es un matiz diferente).

Desde hace tiempo se vienen desarrollando investigaciones que se centran en analizar sus beneficios. Pues bien, en uno de los últimos estudios se ha hablado de la química forestal que existe por debajo de la copa de los árboles (en este caso en un encinar mediterráneo) y han comprobado con diferentes mediciones que el mejor momento para pasear bajo esos árboles eran la primera hora de la mañana y la tarde al ser los espacios de tiempo en que más concentración de compuestos volátiles que emiten las plantas hay, se llaman monoterpenos y son los responsables de hacer que nos sintamos mucho mejor.

¿Qué provocan en nuestro cuerpo? Estos compuestos químicos hacen que nuestro organismo se relaje, bajan las hormonas del estrés e incluso en los estudios se apunta a propiedades anti-inflamatorias y neuro-protectoras.

Y por si todo esto fuera poco, no solo nos ayudan a que de forma individual estemos mejor, sino que las masas forestales nutren los suelos, responden al cambio climático actuando como sumideros de carbono, son acueductos naturales y proporciona alimentos. ¿Se puede pedir más?