Boton-Conocenos Boton-Recetas Boton-Familia Boton-Buenas-Ideas
Nuestra-Marca-Lineal
Lunes, 15 Diciembre 2014 15:57

Entrevista personal: Nuestro mejor patrimonio es nuestro personal

Entrevista personal: Nuestro mejor patrimonio es nuestro personal Entrevista personal con Gabriel Ruiz. Supermercados Hiber

Charlar con D. Gabriel Ruíz Berzosa es pasear por la historia de Supermercados Hiber. Él es el origen de todo, la esencia que permanece en cada uno de los centros y el porqué del tándem calidad y buen precio. Te presentamos a un visionario que pone su corazón en todo lo que hace. 

¿Qué puede contarnos del nacimiento de Hiber? 

La historia es larga (risas), pero intentaré resumir. Yo vine a Colmenar a hacer la mili y el primer día, siendo un recluta raso, vi cómo nos teníamos que cortar todos el pelo así que cuando preguntaron si alguien sabía cortar el pelo, yo dije  que sí y, sin tan siquiera habérmelo imaginado, me llevé una buena propina cortándoles el pelo a todos. Entonces, decidí sacarme un curso oficial y así accedí a ejercer de peluquero con los altos mandos.

Ese contacto con ellos, me permitió poner en marcha un servicio de transporte para facilitar la ida y vuelta de los soldados a sus casas en los permisos, ahí nació "Viajes Castilla" que monté con un socio de la mili y, gracias a los beneficios, decidimos junto con mi mujer, Concepción Largo de la Cruz, comprar un local y montar nuestro primer Hiber aquí en Colmenar Viejo. Quiero aprovechar para decir que sin mi mujer no hubiera sido lo que soy ni hecho nada similar.

Desde el primer momento, tuvimos el respaldo de la clientela, la gente comenzó a entrar sin parar y hasta hoy.

¿Cómo ha sido el proceso hasta llegar a convertirse en lo que es hoy?

Desde la inauguración el 5 de junio de 1979 no hemos dejado de crecer y creo que no lo hará hasta que las personas dejemos de comer.  Al año siguiente ya empezó la expansión y hace tan solo unas semanas hemos abierto el último centro en Madrid capital, que hace el número 26. La Comunidad de Madrid es nuestro territorio, Colmenar nuestra cuna y como sabemos que la clientela va donde más le interesa, tenemos claro que si vienen a Hiber, repetirán, por eso nos gusta estar cerca de sus casas.

¿Qué siente al echar la vista atrás?

La verdad es que siento mucho orgullo. Mi meta en la vida nunca ha sido económica, no tengo esa ambición, pero ver cómo hemos crecido me satisface y me hace sentir un privilegiado en la vida.

También me viene a la cabeza la palabra agradecimiento, a clientes y empleados que muchas veces son generaciones de familia y siempre han confiado en nosotros y, por supuesto, a mi familia, a mis hijos y a mi mujer que estuvo conmigo desde el principio de la aventura.

¿Qué ha sido lo mejor de este trabajo?

Que me ha dado la felicidad. Lo he disfrutado desde todas sus vertientes y me ha enseñado que con buena gente es como se hacen bien las cosas. Pese a que hemos vivido años mejores y otros no tanto, siempre he sentido la confianza de nuestros empleados, su cariño y eso hace que regreses a casa feliz, aún sabiendo la responsabilidad de tener más de setecientas cincuenta familias que dependen y confían en nuestra  buena dirección.

¿Cómo ve el futuro de Hiber?

Lo veo muy bien. La juventud ha cambiado y los hábitos de compra también pero nosotros no hemos dejado de invertir ni adaptarnos. Además, la razón de mi optimismo son mis hijos, que ya han recogido el testigo. Tengo claro que nadie regala nada y el alma de una empresa tiene que estar muy bien estructurada. Por eso, mi tranquilidad son ellos, dos chicos nobles, honrados y muy formados que tienen tan claro como yo la importancia y valía de nuestro personal y la confianza mutua con todos los proveedores. Tienen asumidas la seriedad y la profesionalidad como claves para seguir ofreciendo a nuestros clientes la mejor calidad a buen precio. Así que como ves, tengo toda la esperanza en el futuro.

¿Quién es… Gabriel Ruíz Berzosa?

¡Esta respuesta la tengo clara! Soy un pastor retirado que tuvo la suerte de tener una madre maravillosa que creyó en mí y me animó a estudiar fuera de mi casa, que arriesgó y que gracias a eso y a su trabajo está HIBER. He de confesar que tengo un temperamento fuerte pero soy comprensivo y honrado. Y, por encima de todo, soy un hombre que ama a su familia y pide salud a la vida. 

¿Qué les diría a todos los que forman Hiber?

Como he dicho antes, mi primera palabra es GRACIAS, gracias a clientes y empleados. Dicho esto, les animo a que sigan confiando en nosotros como hasta ahora porque no se arrepentirán y que sean felices dando valor a lo que realmente lo tiene.