Boton-Conocenos Boton-Recetas Boton-Familia Boton-Buenas-Ideas
Nuestra-Marca-Lineal
Miércoles, 12 Febrero 2020 12:44

El instinto maternal

El instinto maternal El instinto maternal. Supermercados Hiber

En esta semana del amor por aquello de San Valentín, nos hacemos eco de un estudio de unos investigadores del Gregorio Marañón que explica cómo las madres se enamoran de sus hijos.

El amor tiene múltiples formas y, sin duda, una de las más reconocibles es el amor de una madre hacia sus hijos, para más de uno, el amor más grande que existe y en esa línea se sitúan las conclusiones de un estudio del hospital Gregorio Marañón en el que han analizado los cerebros de las mujeres antes y después de ser madres.

Según esta investigación, el instinto maternal nace en el cerebro. Se han descubierto cambios de tamaño en las partes que regulan la felicidad y las emociones. La investigación la puso en marcha un grupo de mujeres científicas cuando una de ellas se quedó embarazada y gracias a ella han podido corroborar, a través de 25 mujeres diferentes, que la conducta maternal está provocado por sistemas primarios e instintivos presentes en el cerebro. Para que nos entendamos, tal y como ha explicado la Doctora Carmona, una de las investigadoras “el embarazo modifica el sistema cerebral del placer de la madre, y permite que se sienta atraída hacia la cría y que adapte su comportamiento a la supervivencia del bebé”.

Esto quiere decir que el ser humano, en este caso las mujeres, estamos preparados de serie para proteger a nuestras crías y no se limita a ser un proceso hormonal. Hasta ahora se había comprobado con ratones. A una rata que no había sido madre le dejaron una cría en la jaula, y no le hizo ni caso, sin embargo, a otra rata que sí había tenido crías previamente le dejaron a una rata recién nacida (hija de otro animal) e inmediatamente acudió a socorrerla y la llevó a su nido. 

Después de este hallazgo, este grupo de investigadoras busca más mujeres que aún no estén embarazadas, pero quieran tener hijos para analizar sus cerebros y así poder conocer mejor qué pasa cuando somos madres, un estudio que incluso puede llegar a predecir (y, por tanto, ayudar) a aquellas mujeres que van a sufrir depresión post-parto.

¿Y hablando de amor, tú celebras San Valentín?